Un buen Business Case: Fundamental para empezar a hablar de un proyecto.

Un Business Case debe ser la base de cualquier proyecto. Para analizar la viabilidad de una oportunidad de inversión es necesario concretar su alcance y la rentabilidad para la organización que invierte, no sólo en cuanto al proyecto en sí, sino también en relación a las sinergias y complementariedad para el inversor.

Cualquier proyecto debe ser analizado antes de ponerse en marcha. Debe estar alineado con los objetivos corporativos, debe tener una estrategia clara, un análisis interno y externo, etc. Y por supuesto, debe acabar con una valoración, con unos objetivos cualitativos y cuantitativos, y una vez puesto en marcha, habrá que hacerle el correspondiente seguimiento. Las cosas no salen por casualidad, anticiparse es fundamental.

Cuántas veces una empresa acomete proyectos por pura intuición, y esta intuición es importante, pero no determinante. ¿Hemos pensado:

  • si la inversión es realmente efectiva?,
  • cuándo ponerla en marcha?
  • cómo financiarla?
  • si tiene un ROI atractivo?
  • si la rentabilidad esperada supera el coste del capital de la organización?
  • no será mejor externalizar que invertir?

 

En definitiva, un Business Case es un instrumento de gestión que sienta las bases de todo proyecto.

Elisabet Serna

Albacus

Pin It on Pinterest