Si quieres reducir costes, hay que hacer un plan de reducción de costes. Si no se hace este plan te quedarás en haber tenido una buena intención.

Un buen plan de reducción de costes SIEMPRE reduce costes, pero sin él NUNCA lo conseguirás. En mi experiencia como Controller he visto que solo cuando hicimos ese plan vimos buenos resultados, sin él vives en una queja constante, ves que los costes son altos, propones planes de mejora, pero hace falta algo más, un plan que involucre a toda la organización.

Este plan debe tener un objetivo de reducción pormenorizado a cada negocio y a cada área de la compañía, toda la empresa debe ir alineada. Debe haber un objetivo, con un plan de acción, con hitos marcados, responsables por grupos de coste y revisiones periódicas.

Los costes variables suelen estar más o menos controlados, pero, creedme, en los costes fijos hay siempre mucho margen de mejora.

Hace poco leí una frase que me gustó: “Lo que se mide se gestiona y como consecuencia de esto se mejora!!”. Esta frase recuerda la importancia de hacer un buen control de gestión, pero mi recomendación va más allá, además de medir, si quieres que lo medido mejore haz un plan específico para ello.

Y si quieres que tenga un mejor resultado, externaliza esta función de planificación y control, te dará esa visión objetiva que desde dentro se pierde.

Elisabet Serna

Albacus

Pin It on Pinterest