Alejandro Bergaz, socio de Albacus, ha asistido al desayuno de trabajo organizado por Deusto Business School y PwC sobre los retos del Sector Financiero, a nivel global y local.

Se ha discutido sobre la tecnología como factor clave, tanto la digitalización del back office como del front office. En el sector hay un proceso interno de reingenieria de procesos para automatizarlos y robotizarlos, que asegura eficiencia y seguridad en las operaciones. La robotización permite reducir los costes hasta un 70%, reduciendo también el riesgo operacional.

La digitalización puede conducir a una mayor cuota de mercado de los grandes bancos por su capacidad de invertir.

Finalmente, hay una nueva forma de trabajar, con nuevos perfiles tecnológicos y modelos de cálculo de provisiones desde la entrada de IFRS 9.

Hay un reto en la transformación comercial. Los clientes vinculados son el elemento crítico de negocio para el Santander, actualmente con menor presencia relativa en España y más en Brasil y con compras selectivas en los mercados en los que se está presente.

A medio plazo Santander irá hacia una plataforma común de servicios financieros para todos los servicios y marcas del grupo.

Se ha analizado el futuro de la banca europea en cuanto a su consolidación. El sector, en cuanto a visibilidad de resultados se encuentra en una situación baja. Hay una penalización de la valoración de los activos por el Brexit y la situación de Europa. Pero no se estiman caídas de las previsiones de resultados significativas que justifiquen valoraciones más bajas. Sería por tanto algo coyuntural.  La consolidación bancaria en Europa impulsada por el BCE es difícil, porque no se dan las condiciones, no hay un fondo de garantía de depósitos común actualmente y, lo qué es más importante, la regulación es diferente en cada país, tanto en prevención de blanqueo, protección de datos y resto de normativas locales, si hubiera un reconocimiento mutuo de la regulación podría funcionar. Adicionalmente, en Europa no todos los sistemas bancarios están en bolsa, en varios países los bancos están controlados por el Estado, como en Alemania. Por tanto, aunque el regulador quiera una supervisión común, en la práctica no es sencillo.

En relación a los nuevos players, los grandes digitales como Amazon, Google, Apple, etc., son la principal amenaza, más que las fintech. Están entrando intentando evitar la regulación, en pagos y lending, por ejemplo.

Como conclusión, el sector financiero tiene retos relevantes, estando Europa, y por tanto sus empresas y clientes, en una situación de ida en su desarrollo en relación a otras áreas como Estados Unidos y los países emergentes.

Pin It on Pinterest